fbpx

Desde 2014 trabajo y vivo el 80% del tiempo en Taiwán, regresando a ver a mi esposa e hijo cada dos meses, por una o dos semanas, a Suiza donde vivo hace más de 30 años. Pero la pandemia cambió esto bastante radicalmente ya que los viajes eran más difíciles, agravado por los 15 días de cuarentena que aplica Taiwán a todo viajante que llega del exterior. En realidad, son 15 días aislados, sin contacto alguno, y luego 7 días más de “self health management” que implica tomarse la temperatura 2 veces al día, reporte por SMS a diario, llevar tapabocas cuando uno está afuera o en contacto con otras personas y evitar locales aglomerados.

Y la cuarentena se vigila a través del celular. En cuanto tu celular cambia de antena, recibes llamado de la policía pidiendo explicación. Y hacer trucos como dejar el celular en casa viene con una posible multa de cerca de 20 mil dólares americanos, más el riesgo de que aparezcas con nombre y apellido en el diario, y seguramente la revocación de tu permiso de trabajo. Y nadie en Taiwán va a tenerte ninguna simpatía, y perderás cuanto amigo hayas tenido. En fin, no vale la pena, por más que la cuarentena te la regalo. ¡Horrible!

Pero Taiwán es un ejemplo para el mundo, porque casi no tiene casos de COVID-19. De los ochocientos y tantos que ha tenido (en total!), el 90% son importados del exterior. Prácticamente no tiene trasmisión o contaminación local. ¿Cuáles fueron o son los factores del éxito taiwanés? Son una cantidad de factores distintos:

  • La experiencia con SARS en el 2003, provocó una cultura de usar máscara quirúrgica para no contagiar a otros, ya cuando están resfriados o con tos. Y en el 2003 se fundó el CDC o Center for Disease Control, el cual vigila constantemente la aparición de posibles pandemias a nivel mundial.
  • Taiwán no le tiene confianza a las noticias provenientes de la China. El CDC tiene un sistema de alerta y al saber en diciembre de 2019 de rumores de una enfermedad pulmonar nueva en 27 casos en Wuhán de inmediato mandó a una delegación médica para investigar y a causa de sus findings, comenzó a vigilar la temperatura y salud de todos los viajeros entrando de la China.
  • Taiwán es una isla, lo cual hace el control en frontera mucho más fácil.
  • No son miembros de la OMS debido al veto chino, y por lo tanto saben que tienen que cuidarse ellos mismos. El 30 de diciembre de 2019 Taiwán le avisó oficialmente a la OMS sobre el grave peligro de una pandemia proveniente de Wuhán. Sin embargo, en enero de 2020 el Director General de la OMS viajó a la China y habló maravillas de la reacción china a la aparición del virus. Al final todo el mundo sabe que si el gobierno chino no hubiera querido tapar el peligro, y hubieran comunicado abiertamente desde el comienzo, el mundo se podría haber preparado de manera distinta.
  • Tapabocas obligatorios en todos los edificios públicos, en el transporte público, luego también en comercios, supermercados, etc.
  • Aumentaron inmediatamente la producción diaria de máscaras quirúrgicas de 1 millón a más de 20 millones en sólo 3 meses, que incluyó mandar una delegación del ministerio de salud a Alemania y traer las partes críticas de las máquinas hand-carried en su equipaje.
  • Al escasear las máscaras quirúrgicas al comienzo, para evitar que la población comprara en masa, los racionó y construyó un App para poder comprarlos a precio moderado en cantidades limitadas. Comprabas fácilmente online, y te decía donde recogerlos en el convenience store más cercano.
  • A comienzos de enero del 2020 el partido independentista ganó las elecciones, lo cual provocó que la China limitara aún más la cantidad de visas para visitar Taiwán e Italia, que lleva una visión muy cerrada del “one China policy”. En febrero se cancelaron todos los vuelos de la China, incluyendo a Taiwán, lo cual hizo más difícil el viaje de italianos a Taiwán. Taiwán protestó la decisión injusta, pero se benefició al no recibir viajeros de dos lugares con alto índice de coronavirus.
  • Cuarentena de 15 días para toda persona que entra en Taiwán fue declarado el 19 de marzo. Y no lo han cambiado desde ese entonces.
  • Hacen tests a toda persona con síntomas, con cuarentena inmediata hasta tener resultado negativo. Y se hace un contact tracing para toda la gente que un caso positivo tuvo, también se testean y se les ordena cuarentena de 14 días.
  • Las familias son muy unidas, y debido a los alquileres altos y salarios no tan elevados, muchos jóvenes viven con sus padres, parejas casadas viven con uno de los padres, y los abuelos cuidan a los nietos. Por lo cual las generaciones se cuidan los unos a los otros. Como la mortandad afecta más a los mayores, y la cultura china pide respeto para los mayores, los jóvenes se cuidan para cuidar a sus mayores para que no se contagien.
  • Conferencia de prensa diaria del Ministro de Salud con miembros del CDC, explicando la forma de contaminación de cada caso con mucho detalle. Cada caso con su número.

Mi primer regreso a Oberwil, Suiza, en las cercanías de Basilea, donde están mi esposa y mi hijo de 22 años, fue a fin de enero del 2020.

  • Todavía no había casos en Suiza y el coronavirus era una cosa rara de Asia que seguramente no iba a afectar mucho a la Suiza. Aunque ya mi esposa que es doctora en cell biology, pronosticaba una seria pandemia. Por suerte había comprado una veintena de tapabocas para llevar, por las dudas. Regresé a Taiwán a mediados de febrero.

    En junio luego de no volver por casi 4 meses, regresé nuevamente. Suiza estaba en una situación muy distinta a la de Taiwán: tenía uno de los índices más altos de infectados y muertes por millón de habitantes de Europa.

    • Hoy el número de infectados por millón de habitantes está arriba de 62,000, lo cual lo pone en la posición 20 a nivel mundial. Ha bajado un poco últimamente al empezar a vacunar a los mayores de 75 años y haber hecho un segundo lockdown con restaurantes, gimnasios y algunos comercios cerrados, pero en junio estaba firmemente en el Top 10… (Uruguay hoy es No. 100)
    • Número de muertes, en total ahora aproximándose a los 10,000, arriba de 1,100 por millón y No. 25 mundial (Uruguay es No. 97).
    • Habían tenido un par de meses de lockdown, pero en junio los comercios y restaurantes ya estaban abiertos nuevamente.
    • Casi nadie usaba tapabocas. Mi vecino de 75 años me pregunta: ¿por qué cuando salgo uso siempre la máscara? Porque es la forma más eficaz de intentar prevenir, le respondí. Me dice que él no usa casi nunca, “porque se siente seguro”… No sé si vio la expresión en mis ojos.
    • Es imposible cerrar la frontera. A diario hay unos 300 mil trabajadores fronterizos que ingresan a Suiza en la mañana y regresan de noche. Unos 100 mil desde el norte de Italia, de las zonas más afectadas en Europa.

    Ahora hay un lockdown bastante serio y los casos van en descenso. Hay mucha presión para abrir, pero el gobierno tiene miedo de las mutantes nuevas que son más contagiosas. La esperanza radica en las vacunas, para un retorno a una cierta normalidad.

    Y el Uruguay quedó para el final de mi cuento. En cuanto me di cuenta de lo que estaba pasando en Taiwán y del riesgo que corría Uruguay con un comienzo de Perfect Storm, le avisé inmediatamente a mi hermana que es dueña de The Green Residence, donde también vive mi madre de 94 años, que tenía que tomar medidas drásticas inmediatas.

    La ayudé a confeccionar un protocolo de prevención, y de inmediato compré en Taiwán lo que pude en materia de máscaras, trajes de hazmat y protectores faciales y se los mandé por DHL para que estuvieran preparados para lo peor.

A pesar del comienzo difícil, Uruguay de entrada pudo contener el virus de manera ejemplar. Al parecer ahora se ha complicado bastante más. Pienso que es difícil mantener la disciplina, la gente está fatigada con las restricciones, pero es que no hay otra, porque el coronavirus no es simplemente una gripe. Entiendo que los jóvenes a los que (por lo general) no les afecta mucho, tienen poco incentivo de cuidarse. Pero es una materia de solidaridad, al menos con las previsiones básicas como lavar manos, en lo posible no tocar cosas que puedan estar contaminadas, usar tapabocas, mantener una distancia prudente, no ir a lugares conglomerados y en cuanto se noten síntomas hacerse un test inmediatamente.

Vamos a salir adelante, sin duda. Fuerza los Old Boys y Old Girls que este partido no está terminado y todavía se puede. Fuerza Uruguay.

Los quiero mucho.